Desinsectación de Locales

Cuando las instalaciones de red contra incendios de edificios, fábricas o hoteles necesitan almacenar agua para luego distribuirla a puntos cercanos a zonas habitadas para poder combatir un posible incendio, esta acumulación de agua estancada hasta el momento de su uso.

Desde el punto de vista de los riesgos de ploriferación de Legionella hay varios tipos de problemas potenciales listados en orden de importancia.

Tipos de riesgos de legionella en las red contraincendios:

  • La instalación contra incendios está conectada (sin una protección de corte eficaz) a otras redes de almacenamiento y distribución de agua que pueden resultar contaminadas si la bacteria se desarrolla en la red contra incendios.
  • La instalación contra incendios está contaminada por bacterias del tipo Legionella pneumophila y los trabajadores y usuarios se ven potencialmente expuestos en la ejecución de pruebas hidráulicas.
  • La instalación contra incendios está contaminada por bacterias del tipo Legionella pneumophila y los trabajadores y usuarios se ven potencialmente expuestos durante el uso de los equipos en una situación de emergencia.


En el Real Decreto 865/2003, de 4 de julio, por el que se establecen los criterios higiénico-sanitarios para la prevención y el control de la legionelosis, se incluye a la Desinsectación de Locales dentro de las “instalaciones con menor probabilidad de proliferación y dispersión de Legionella”.

Desde el punto de vista de la legionelosis tan solo presentan riesgo, aquellos equipos que acumulan agua y pueden pulverizarla en algu?n momento, ya sea en pruebas o en caso de emergencia real.

La estructura de los sistemas de riesgo, tanto en el caso de instalaciones manuales como automa?ticas es similar, cuentan con un sistema de aporte de agua, que puede ser un depo?sito de almacenamiento de agua y un grupo de bombas (a menudo con alimentacio?n ele?ctrica auto?noma) o bien una entrada directa de la red de suministro. Segu?n los usos y dimensiones de los locales, existen unas exigencias reglamentarias especificas en cuanto a la obligatoriedad de mantener un cierto volumen de agua almacenada para casos de emergencia.

Este hecho es el principal riesgo desde el punto de vista de la legionelosis, se trata de mantener agua almacenada por un periodo de tiempo normalmente muy extenso y que en un momento determinado se puede pulverizar en presencia de personas.

Durante el funcionamiento de estas instalaciones se generan situaciones que incrementan el riesgo de ploriferación de la bacteria de la legionella.

Funcionamiento y revisiones de las instalaciones:

En las revisiones de la instalación se comprueba el correcto funcionamiento, y su estado de conservación de todos los elementos de la red contraindendios, rociadores, bomba de impulsión, filtros de agua y equipos de desinfección del agua, cada una de estas revisiones se realiza de acuerdo a la frecuencia que marca el real decreto que puede ser trimestral, semestral o anual en dependiencia del resultado de la evaluación de riesgo realizada por nuestros técnicos .

Tomas de muestras y mantenimiento:

La toma de muestas en una red contraincendios se debe realizar como mínimo anualmente, y el recuento debe ser basado en la Norma UNE ISO 11731.
** En estas instalaciones también hay que hacer mediciones trimestrales de temperatura, cloro y ph.

Guía Técnica Contacta 961 040 327

Instalaciones afectadas RD 865/2003

Las instalaciones que utilicen agua en su funcionamiento, produzcan aerosoles y se encuentren ubicadas en el interior o exterior de edificios de uso colectivo, instalaciones industriales o medios de transporte que puedan ser susceptibles de convertirse en focos para la propagación de la legionella, durante su funcionamiento, pruebas de servicio o mantenimiento están obligadas a mantener un control, limpieza y desinfección de cada instalación.